Los mejores postres de Navidad en Europa

Los mejores postres de Navidad en Europa
20 diciembre, 2019 REDPISO

Si hay una época del año dada a los postres, sin duda es la Navidad. Roscones, panettones, troncos de Navidad, tartas, galletas, turrón… Pero, ¿qué postres típicos existen en nuestros países vecinos? Vamos a repasar algunos de los mejores postres de Navidad en Europa, por si quieres sorprender a tus invitados en las próximas reuniones familiares.

Makowiec (Polonia)

Otro dulce que provoca que se nos haga la boca agua en Navidad es el Makowiec. Típico de Polonia, este bollo enrollado ofrece toda una explosión de sabores en su interior: lleva una crema de semillas de amapolas, pasas, naranja, nueces, almendra, azúcar y zumo de limón entre otros ingredientes.

Springerle (Alemania)

Vamos con uno de los países con más tradición y, a su vez, con algunos de los más destacados postres de Navidad en Europa. Las Springerle alemanas parecen más una obra de arte que un simple dulce. Lo especial de estas galletas es su estampado, su cuidado relieve. Para ello se utilizan moldes especiales que pueden ser de madre, cerámica o plástico. Las galletas se dejan secar incluso un día entero para que los relieves se impriman bien. Sus ingredientes son básicamente huevos, azúcar glass y harina, y se aromatizan tradicionalmente con anís.

Risalamande (Dinamarca)

Los daneses esperan a la Navidad para sacar uno de sus mejores postres: la Risalamande. Es una especie de arroz con leche mezclado con nata montada, vainilla y almendra picada. Para acompañar, una buena salsa de cereza o frambuesa. Al igual que ocurre con el roscón de Reyes en España, los daneses esconden un regalito en su interior. En este caso es una almendra entera que otorga a quien la encuentra un pequeño regalito.

Tarta Linzer (Linzertorte, Austria)

Su tapa de masa enrejada la desvela rápidamente. Estamos ante una deliciosa Tarta Linzer, considerada por muchos como una de las tartas más antiguas del mundo (su primera mención data del siglo XVII). Es todo un clásico en Navidad, sobre todo en Austria y Hungría donde las preparan en pequeñas tartaletas. Va rellena de frutas, especias y almendras.

Panettone (Italia)

Es sin duda uno de los postres de Navidad en Europa más famosos. Los romanos fueron los primeros en descubrir las delicias gustativas del panettone, un dulce navideño que nunca falta en las mesas de los hogares italianos (ni tampoco en muchos otros del mundo). Este bollo brioche es cada vez más internacional y compite con polvorones, mazapanes y turrones. Disfrútalo con un buen chocolate caliente o mermelada.

Fritule (Croacia)

Cuando llega la Navidad, los croatas preparan una especie de buñuelos llamados Fritule. Van rellenos de una masa con pasas y se aromatizan con brandy y cáscara de cítricos.

Tronco de Navidad (Bûche de Noël, Francia)

Los franceses endulzan su Nochebuena con su Bûche de Noël. Su nombre viene de su decoración: parece un tronco que vaya a echarse a la chimenea. Saborea bien su crema de mantequilla de chocolate y su bizcocho genovés. Hay quien lo prepara con mazapán e incluso con helado.

Roscón de Reyes (España)

No hay Navidad completa en España sin un buen roscón de Reyes. Este esponjoso bollo decorado con frutas escarchadas es toda una tradición el 6 de enero. Puedes elegirlo también con el relleno que más te guste (nata, crema, trufa) y acompáñalo con una buena taza de chocolate caliente.

Mailänderli (Suiza)

Forma de estrellas, lunas, corazones… Las galletas no pueden faltar en cualquier mesa suiza navideña. Las imprescindibles son las Mailänderli, hechas con mantequilla y aromatizadas con ralladura de limón y las Zimtsterne, estrellas de canela.

Plum Pudding (Irlanda)

La esencia navideña en Irlanda tiene nombre: plum pudding. Se trata de un dulce cuya receta trasciende de generación a generación. Se hace principalmente con frutas, cítricos y frutos secos. Su largo periodo de cocinado es todo un ritual. Por ejemplo, se suele dejar secar colgado de un gancho durante semanas para reforzar su sabor. Hay quien le añade alcohol como brandy o incluso cerveza negra.

Potica (Eslovenia)

Si buscamos un postre navideño en la cultura eslovena ese es, sin duda, la potica. Se trata de un bollo enrollado y horneado que se prepara sobre todo en estas fechas. El más tradicional es el de nueces, conocido como rehova potica; aunque también lo hay de avellanas, pasas y otros frutos secos.

Joulutorttu (Finlandia)

Mucha tradición navideña también en los países nórdicos, lo que implica contar con algunos de los mejores postres de Navidad en Europa. En Finlandia preparan unos pequeños hojaldres con forma de molino de viento conocidos como Joulutorttu. El relleno puede ser de diferentes tipos de fruta, aunque lo tradicional es utilizar mermelada de ciruelas.

Melomakarono (Grecia)

Se trata de pequeñas galletas cubiertas de almíbar de miel, aunque también suelen llevar cáscara de naranja, azúcar, sémola, canela o brandy. Son imprescindibles en estas fechas.

Lussekatter (Bollos de Santa Lucía, Suecia)

Con forma de ‘S’ y con un color amarillo que rápidamente llama nuestra atención, los Lussekatter son en Suecia toda una tradición culinaria que se prepara para el día de Santa Lucía (el 13 de diciembre). Lo tradicional es que este pan de azafrán lleve en el centro una uva pasa. El mejor acompañamiento: un vasito de vino caliente especiado conocido como glögg.

Fuente: traveler.es

 

Relacionado:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

15 − uno =