Cómo preparar patatas bravas en casa

Cómo preparar patatas bravas en casa
29 octubre, 2019 REDPISO

No hay duda de que las tapas son uno de los grandes atractivos de la gastronomía española. Pocas cosas hay mejores que tomar algo con los amigos y que nos traigan una buena tapa. Y, en eso, las patatas bravas son la estrella. Hoy vamos a contarte cómo puedes prepararlas en casa paso a paso, de forma sencilla y en aproximadamente 30 minutos.

Ingredientes

  • 4 patatas de tamaño medio (suele ser 1 por persona).
  • Abundante aceite para freír las patatas.
  • Sal al gusto.

Para la salsa brava:

  • 2 cucharadas de postre de pimentón (puedes poner las dos picantes, las dos dulces o bien una de cada, a tu gusto).
  • 1 cebolla mediana.
  • 250 gr de agua.
  • 20 gr de harina.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1/2 pastilla de caldo de carne concentrado.
  • 1 diente de ajo.
  • Sal.

Preparación de las patatas bravas paso a paso

  1. Para preparar la salsa brava empieza pelando la cebolla y el ajo y pícalos muy finitos.
  2. En una sartén o cazo a fuego medio vierte el aceite y cuando esté caliente añade la cebolla, el ajo y una pizca de sal. Remueve de vez en cuando y deja que se vaya cocinando hasta quedarse ligeramente transparente sin llegar a dorarse, tardará unos 10 minutos.
  3. Incorpora la harina y cocínala junto con la cebolla a fuego suave durante un par de minutos para que luego la salsa no sepa a harina cruda.
  4. A continuación añade las cucharadas de pimentón y revuelve bien durante un minuto.
  5. Agrega el agua poco a poco sin dejar de remover para que no se formen grumos.
  6. Desmenuza la pastilla de caldo de carne concentrado y añádela al cazo, remueve y deja que se cocine todo junto durante 2-3 minutos para que se espese, verás que es muy rápido. Retira el cazo del fuego.
  7. Pásala al vaso de una batidora de mano y tritúrala hasta que tenga una textura homogénea y cremosa. Si te ha quedado muy espesa siempre puedes añadir un poco más de agua, y si por el contrario te queda muy líquida, ponla de nuevo en el cazo unos minutos más a fuego suave y removiendo hasta que esté a tu gusto.
  8. Ahora vamos con las patatas. Pélalas, córtalas por la mitad, cada mitad de nuevo por la mitad y después en gajos.
  9. Puedes freír las patatas en freidora o en sartén:
    • En un cazo o sartén honda: pon abundante aceite a calentar, lo que buscamos es hacer una doble fritura, primero a temperatura más baja y luego más alta, para conseguir que estén tiernas por dentro y crujientes por fuera. Buscamos que el aceite esté a 140ºC, pero si lo haces en sartén esta temperatura se dará al introducir una patata que burbujea de forma constante y sin dorarse nada, y por supuesto que el aceite no humee. Tardarán unos 8-10 minutos hasta que estén tiernas, deberás comprobarlo pinchando una patata con un cuchillo y notando que está tierna por dentro. Retira las patatas a un plato con una espumadera y sube la temperatura. Queremos que el aceite esté a 180ºC, en sartén significa que no llega a humear pero que está muy caliente. Vuelve a echar las patatas en la sartén, verás que se doran en cuestión de 2-3 minutos. Están listas cuando se vean doradas a tu gusto, aunque vigílalas bien porque cambian de color muy rápidamente.
    • En una freidora, añade aceite hasta la señal de la propia freidora y prográmala para que se caliente hasta los 140ºC. Cuando haya llegado a esa temperatura pon en el cestillo las patatas, sumérgelas y deja que se vayan friendo durante unos 8-10 minutos hasta que estén tiernas, para comprobarlo pincha una con un cuchillo y si se nota tierna por dentro ya están listas. Saca el cestillo de la freidora, sube la temperatura hasta los 180ºC y cuando haya llegado sumerge de nuevo el cestillo y deja que se frían 2-3 minutos o hasta que estén doradas a tu gusto.
  10. Sácalas a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite y mientras están calientes échales sal.
  11. Sirve las patatas en un plato con la sal ya echada y riega por encima con la salsa brava y abundancia a tu gusto. Si además te gustan con alioli, te recomendamos es poner primero alioli sobre las patatas y después por encima la salsa brava. Ya tienes listas tus patatas bravas.

 

Relacionado:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

trece − ocho =