Personal shopper inmobiliario en Madrid

Personal shopper inmobiliario en Madrid
7 junio, 2019 REDPISO

Probablemente te suene este término pero, ¿qué es exactamente un personal shopper? Se trata, en su origen, de un profesional que se encarga de buscar prendas de ropa o bienes personalizados para cada cliente. Su trabajo es tener en cuenta las necesidades, intereses y características requeridas por su cliente. Poco a poco este término también se fue comenzando a aplicar a nuestro sector, naciendo así la figura del personal shopper inmobiliario. Este concepto llegó a España en 2010 y, por decirlo rápido, su función es proteger al comprador durante una compraventa. Se agrupan en la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI).

¿Qué funciones tiene un personal shopper?

La principal función del personal shopper inmobiliario es buscar el inmueble que se ajusta a lo que busca el comprador, así como negociar el precio de compra y, en definitiva, cerrar la mejor opción para su cliente. Esto no es decir poco pues, como bien sabemos, elegir una casa es, además de algo ilusionante, una decisión muy complicada.

El beneficio más inmediato que recibe el cliente es el ahorro de tiempo y preocupaciones. No habrá sorpresas desagradables una vez avanzado el proceso, ni tendrá que preocuparse por el papeleo, la documentación ni los desplazamientos que ambos provocan. Por si fuera poco, también puede haber un ahorro considerable de dinero: entre un 5% y un 20% de los precios de salida de la vivienda aproximadamente.

Adquirir una vivienda depende en muchos casos de aspectos emocionales. Eso hace que, en ocasiones, la intención de movernos por ilusiones nos juegue una mala pasada. Por ejemplo, podríamos no darnos cuenta de algo, olvidar algún detalle importante o acelerarnos por miedo a que otro comprador se nos adelante. También se nos puede escapar dar el visto bueno al nuevo barrio, los gastos extra, los vecinos…  Ahí también entra el personal shopper.

¿Cuánto cuestan los servicios de personal shopper?

Esta pregunta está siempre presente a la hora de contratar un servicio que  no es muy habitual o que no creemos necesitar. Lo primero que hay que decir es que contar con uno de estos profesionales va a significar (con mucha probabilidad) que sus honorarios van a ser menores al ahorro total que nos ha generado su trabajo.

A partir de ahí, sabemos que las inmobiliarias suelen funcionar con un porcentaje sobre el precio de la casa. Respecto al personal shopper, el presupuesto va a ser fijado con cada cliente en función del encargo que se le haga. Una cantidad fija que busca evitar las comisiones y los porcentajes sorpresa.

¿Cuál es el procedimiento?

Lo primero que hace un personal shopper es reunirse con el cliente para conocer sus necesidades: el qué y el dónde.

Tras esta primera toma de contacto, además de la búsqueda de inmuebles, se procede a presentar las opciones encontradas. Tras esto, se realiza una primera criba para programar las visitas.

Se hace entrega de un informe de la vivienda, donde se valoran las ventajas e inconvenientes de la propiedad elegida, una descripción de la vivienda, los gastos de la propiedad, la valoración de los objetivos del cliente y la negociación del precio de cara a presentar la oferta.

Tras la entrega de la oferta (donde se los servicios, el plan de acción y las condiciones), un arquitecto visita el inmueble para llevar a cabo una inspección técnica. Después llega el turno del cliente, quien visita la que podría ser su nueva vivienda, organizado y guiado por el personal shopper, atendiendo por supuesto a su disponibilidad.

Se elabora un dossier con el informe técnico y la valoración objetiva sobre las propiedades pre-seleccionadas.

Se tramitan los cambios de titularidad de los servicios del inmueble, gestionando los trámites para el cambio de titular de los servicios básicos, desde Registro y Catastro, hasta la luz y el gas.

Por último, el personal shopper suele contar con una serie de servicios externos de los que puede disponer el cliente si así lo precisa: mudanzas, empresa constructora de confianza, arquitectos, servicios de mantenimiento, diseño de interiores…

Si estás pensando en cambiar de vivienda, puede que la opción del personal shopper sea más que interesante: ahorro de tiempo, de dinero y, sobre todo, más tranquilidad para poder escoger tu nueva casa.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

3 + siete =