Los mejores destinos de España para viajar en primavera

Los mejores destinos de España para viajar en primavera
9 marzo, 2020 REDPISO

El viernes 20 de marzo da comienzo la primavera, una estación que nos acompañará hasta el 20 de junio. La primavera no es sólo la estación de las flores y el buen tiempo, si no que puede ser una gran oportunidad para realizar una escapada. Hay mucho que hacer y qué ver en estos próximos meses: las Fallas, la Feria de Abril, la Semana Santa, San Isidro, fiestas patronales, festivales, Por ello, vamos a conocer algunos de los mejores destinos de España para viajar en primavera.

Formentera

Un auténtico paraíso, cercano, y con playas alucinantes que nada tienen que envidiarle a las del mismísimo Caribe. Además, al considerarse todavía temporada baja, los precios son más asequibles que en verano pero a la vez hace buen tiempo. Te recomendamos alquilar un coche para recorrer la isla de punta a punta y disfrutar a tu aire de unas vistas y unos atardeceres de ensueño. Paisajes, playas, desiertos de roca y arena, miradores, buceo, acantilados, faros, ruinas de torres de vigilancia… El desarrollo turístico de la isla comienza a partir de los años 60 y 70 del siglo pasado y se caracteriza, a diferencia de otras islas baleares, por un ambiente de tranquilidad. A su vez, a finales de los 60 se inició en Formentera un movimiento hippy, algo que ha marcado profundamente la personalidad de la isla.

Granada

Dividida en siete barrios, en Granada hay prácticamente de todo. Empezamos destacando, cómo no hacerlo, la Alhambra, la ciudadela árabe más espectacular del mundo. Pero tampoco debes perderte la Catedral, la Capilla Real, el museo CajaGranada, ni los paseos por la orilla del Genil, los jardines del Generalife, el parque García Lorca, o los barrios del Albaicín (declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1994) y del Realejo. El Paseo de los Tristes, el mirador de San Nicolás… Tema aparte es la gastronomía, y en este apartado recomendamos especialmente una buena degustación de tapas por la gran cantidad de bares y restaurantes de la ciudad.

Menorca

Si estás interesado en viajar en primavera a parajes naturales poco transitados, atento a esta recomendación. Lo cierto es que el invierno es duro en la isla, con temperaturas relativamente bajas, unido a la intensa tramontana y la altísima humedad, hacen que la sensación térmica sea más baja de lo que se podría pensar. Además, Menorca es el punto de España donde antes se hace de noche, por lo que los días invernales son muy cortos. Por eso, al llegar la primavera, cuando las temperaturas suben y los días se alargan, la isla florece en todos los sentidos y se convierte en un destino turístico ideal.

Si bien el principal motivo para visitar Menorca suele ser bañarse en sus calas cristalinas, en primavera, cuando el agua todavía está fría, hay muchas otras actividades que justifican una visita a la isla. Recomendamos un tranquilo paseo por el casco antiguo tanto de Mahón como de Ciudadela, cuyos respectivos puertos son un regalo para la vista. Otra actividad que no puede faltar son las caminatas para alcanzar las playas vírgenes, a las que no llega ninguna carretera (como Trabalúger, Cala Pregonda, Cala Pilar o Binigaus). También es muy recomendable la visita a Monte Toro, la montaña más alta de isla, situada justo en el centro de la misma, pues las vistas son espectaculares. Tampoco te puedes perder las visitas a los monumentos megalíticos de la isla, como la Naveta des Tudons o el Talaiot de Trepucó.

Parque natural de Doñana, Huelva

El Parque Nacional de Doñana es como un mosaico de ecosistemas que albergan una biodiversidad única en Europa. Y viajar en primavera es, claro está, una época perfecta para visitarlo. En él habitan especies en serio peligro de extinción como el águila imperial ibérica y el lince ibérico, además de ser lugar de paso, de cría, y de descanso en la hibernación para miles de aves europeas y africanas. Es Reserva de la Biosfera, Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad. Con una extensión de 54.251 hectáreas, Doñana está formado por catorce municipios de las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz. Sus playas vírgenes están bañadas por el Océano Atlántico, donde desembocan los ríos Tinto y Guadalquivir. Los ecosistemas de Doñana están formados por playas, dunas, pinares y la marisma con sus lagunas, sólo visitables todos ellos con vehículos autorizados.

Segovia

Segovia es conocida principalmente por su magnífico acueducto, una de las mayores obras que los romanos dejaron repartidas por la península Ibérica. Su función era la de conducir hasta Segovia el agua de la Sierra, y fue construido, según las hipótesis, durante el siglo II d.C. Se trata de una de las mayores obras de ingeniería civil en España (donde sus 167 arcos de piedra granítica del Guadarrama están constituidos por sillares unidos sin ningún tipo de argamasa mediante un ingenioso equilibrio de fuerzas) pero no es lo único que hace de Segovia un atractivo destino turístico. Si visitas la ciudad, no te puedes perder la catedral, el alcázar, la muralla, ni la multitud de iglesias, monasterios, conventos y santuarios.

Sevilla

Sevilla cuenta con la catedral gótica más grande del mundo, y la tercera entre todas las catedrales (tras El Vaticano y la basílica de Nuestra Señora Aparecida, en Brasil), en la que no puedes perderte la Capilla Mayor y su altar gótico formado por 45 paneles que representan la vida de Cristo, la tumba de Cristóbal Colón ni las colecciones de joyas y pinturas. Junto a la catedral, destaca su campanario: La Giralda, el alminar de la antigua mezquita modificado por los cristianos, que añadieron la parte superior para poder ubicar las campanas (más de 24 en total). Podrás subir a lo alto de La Giralda para admirar la magnífica vista panorámica de toda la ciudad de Sevilla.

Otros lugares que no te debes perder son el Alcázar de Sevilla (el palacio real más antiguo de Europa, decorado con motivos geométricos, vegetación y azulejos, con enormes jardines con fuentes, chorros de agua y parterres de flores), la Plaza de España (construida en 1928 para la exposición iberoamericana del año siguiente para conmemorar el descubrimiento de América, allí destacan los canales, los cuatro puentes que simbolizan los cuatro antiguos reinos de España y los arcos, las fuentes y los famosos 48 bancos de azulejos, cada uno representando una provincia de España de la época), el Parque María Luisa, Torre del Oro, el barrio de Triana o la gran cantidad de museos de la ciudad (Museo de Bellas Artes, Museo del Baile Flamenco, Centro Andaluz de arte contemporáneo, Museo arqueológico…). Viajar en primavera a Sevilla es muy recomendable, aprovechando las tempertauras.

Vall de Boí, Lleida

Hay mucho que hacer en Vall de Boí. ¿Te interesa el arte? El Centro del Románico es la entidad encargada de la gestión de un gran conjunto románico de la zona. ¿Prefieres el deporte al aire libre? También puedes descubrir el valle andando, pues existen senderos para todos los gustos y niveles: paseos cortos pensados para disfrutar con la familia, caminatas más largas para pasar un buen rato y excursiones de medio o un día entero. Si te gusta la escalada, en el Parque Nacional de Aigüestortes los Pirineos tocan el cielo, aquí encontrarás cuatro picos que superan los 3000 metros y una decena que superan los 2800.

Otra opción es la estación de esquí Boí Taüll, la más alta de Cataluña con una cota mínima 2020 metro y una cota máxima de 2751 metros). Dispones también del balneario de Caldes de Boí, que se encuentra a 1500 metros de altura rodeado de naturaleza, con 37 fuentes mineromedicinales con diferentes propiedades y aplicaciones terapéuticas y de estética. Por último, te recomendamos su gastronomía: una cocina de montaña basada en los recursos naturales, elaborada siguiendo tradiciones muy antiguas. Es una cocina de temporada donde, por ejemplo, las setas son muy importantes en sus platos, así como la ternera y el cordero.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

4 × 2 =