¿Cuánto costarían las casas de la literatura y el cine, si existieran de verdad? (I)

¿Cuánto costarían las casas de la literatura y el cine, si existieran de verdad? (I)
18 junio, 2019 REDPISO

El mundo de la literatura y el cine acostumbran a depararnos escenarios inolvidables para ubicar sus historias. Planetas lejanos, selvas misteriosas, bases secretas… Algunas de nuestras historias ocurren también en casas que todos recordamos, algunas realmente espectaculares por su ubicación, su precio o su pasado. La pregunta que hoy nos hacemos es ¿cuánto costarían esas viviendas, si realmente existieran y estuvieran en venta? El hecho de que muchos de los lugares donde habitan nuestros personajes de ficción favoritos suelan estar inspirados en propiedades de la vida real nos sirve de gran ayuda.

Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez (1967)

Precio: 350,000 dólares.

La casa en la que vivieron, amaron y murieron las generaciones enteras de la familia Buendía, ubicada en el pueblo ficticio de Macondo, se inspiró en la propiedad de los abuelos de García Márquez. Se encontraba en Aracataca (Colombia) y fue el lugar donde el escritor creció. Basándose en los textos de este grande de la literatura hispanoamericana y mundial, el Ministerio de Cultura de Colombia se gastó 350,000 dólares en 2010 para reconstruir la propiedad (que había sido demolida) y la abrió como museo del autor.

El Gran Gatsby, de F. Scott Fitzgerald (1925)

Precio: 25 millones de dólares.

La mansión de El Gran Gatsby es un símbolo de la riqueza que vivió Estados Unidos en los años 20. Una de las propiedades que se cree inspiró a Fitzgerald (así como a Baz Luhrmann en la adaptación cinematográfica de 2013) es la construcción Beacon Towers en Great Neck (Long Island), cerca de donde el autor vivió entre 1922 y 1924, y donde escribió los tres primeros capítulos de la novela. Demolido en 1945, el edificio gótico perteneció a la sufragista y diseñadora arquitectónica Alva Belmont, quien organizó numerosas fiestas para la élite de la ciudad.

Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle (1887)

Precio: 5 millones de dólares.

Cuando Conan Doyle escribió la serie del detective más famoso de la literatura, la numeración de la verdadera calle Baker (Londres) se detenía en el 100, por lo que el famoso 221B no existía. En la década de 1930, cuando la calle volvió a ser numerada, este número recayó en el banco de la Abbey National Building Society. Fue tal fue la cantidad de cartas dirigidas al detective que recibió el banco, que la se optó por contratar a una secretaria únicamente para que respondiera a las preguntas de los remitentes.

Hubo una disputa sobre quién debería recibir esta correspondencia: ¿el Museo Sherlock Holmes (ubicado en la calle Baker 239 e inaugurado en 1990), o el banco (ubicado en la dirección original)?. El problema se resolvió cuando este último se mudó del edificio. El Museo Holmes emula la casa del detective y, aunque su ubicación se encuentre en el 239, un permiso especial de la Ciudad de Westminster le permitió fijar su dirección como 221B.

El desorbitado precio actual de la propiedad pudo haber resultado todo un desafío incluso para el propio detective, pero tendría que haber comprendido la explosión del mercado inmobiliario londinense durante los últimos veinte años.

Drácula, de Bram Stoker (1897)

Precio: 150 millones de dólares.

El Castillo de Bran, en Brasov (Rumanía), que ahora pertenece la familia real del país, se ha visto generalmente asociado con el famoso vampiro, lo que le hace recibir 800.000 visitantes al año.

Lo cierto es que no hay ninguna evidencia histórica para confirmar el mito alrededor de este castillo. Construido a principios del siglo XIII por los caballeros teutónicos, la propiedad no tiene ninguna conexión concreta con Vlad Tepes, (el rey medieval de Valaquia que inspiró a Stoker para crear al personaje). Se sabe que Vlad “El empalador” ordenó el asesinato de muchos sajones en Brasov, pero se desconoce si alguna vez pisó su castillo.

En cualquier caso, la revista Forbes consideró que esta propiedad fue la vivienda europea más cara de 2007. Los agentes inmobiliarios rumanos de Transylvanian Properties usaron ese dato para hacer su cálculo sobre el precio actual del castillo, teniendo en cuenta las remodelaciones y posteriores ampliaciones.

 

Relacionado:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

uno × tres =