Propósitos (I): cuidarse después del verano

Propósitos (I): cuidarse después del verano
4 septiembre, 2019 REDPISO

Seguramente, de todos los propósitos para después del verano, este sea el más habitual. Las barbacoas y las fiestas han hecho mella y es hora de revertir esta situación. Pero, ¿qué es lo más recomendable para cuidarse después del verano?

El ritmo durante las vacaciones seguramente no ha sido el que la mayoría desearía. Afortunadamente tenemos casi un año entero para estar como queramos estar con nuestro cuerpo. Eso sí, más allá de eso, cuidar la salud es cuestión de todo el año. Y como el ritmo ha sido otro, lo mejor es empezar poco a poco.

Salud en el trabajo

Si tu puesto de trabajo te pilla cerca, quizá puedas ir andando o incluso en bici. En caso de necesitar el transporte público, hay quien decide bajar una parada antes para poder caminar un poco.

Quizá no la recuerdes pero junto a tu mesa te esperando tu silla de oficina. Cada vez más se están cambiando por una fitball (las pelotas de Pilates), algo que te ayuda a mejorar tu postura. Esto no ocurre en todos los sitios, por supuesto, pero sí deberías vigilar tu espalda.

En esos ratos donde entra el hambre y apetece picotear, trata de evitar alimentos como patatas fritas y apuesta por la fruta. También se recomienda volver a la rutina alimentaria, y comer cada tres horas para acostumbrar al cuerpo.

Llevar el control

Como siempre es positivo observar el progreso, puedes hacerte con una pulsera de actividad que ayude a conocer el ejercicio realizado, los pasos dados y las calorías gastadas cada día. Una buena fórmula es intentar hacer un poquito más que en la jornada anterior. El objetivo siempre es superarse.

Eso sí, nada de tratar de recuperarnos de los excesos en dos días haciendo ejercicio como si no hubiera mañana. No sólo no lograremos los resultados esperados, si no que las agujetas y el agotamiento harán que tiremos la toalla, además de favorecer la aparición de lesiones.

Hacer ejercicio

Para cuidarse después del verano y combatir lo ganado en estas semanas, debemos apostar por los ejercicios cardiovasculares. Implican todo el cuerpo, son perfectos para quemar grasa, ayudan a dormir mejor y existe una gran variedad. También es importante que no te lo tomes como algo rutinario, sino como algo que te apetece hacer y que además puedes utilizar para liberar tensiones.

Y aunque el verano es una buena época para hacer deporte al aire libre, el calor nos suele llevar por un camino mucho más cómodo. Eso sí, los días de frío y lluvia se acercan, algo que tampoco tiene porqué impedirte hacer deporte en casa. Apuntarse al gimnasio o empezar algún tipo de dieta (o, en su defecto, comer mejor) son dos proyectos clásicos.

Cuidar la piel

También la piel debe cuidarse después del verano, ya que se ha visto expuesta a muchas agresiones diferentes. El calor, el sol, el agua del mar o de la piscina, entre otras. Durante estos meses, la piel se vuelve más frágil y sensible, y uno de los síntomas más llamativos es su deshidratación.

¿Qué cuidados necesita la piel? El primer paso es la exfoliación, porque conviene renovar la piel. También la hidratación es fundamental: después de estar expuesta al sol durante el verano o pasar mucho tiempo en el agua, la piel pierde hidratación y es importante recuperarla. Las cremas hidratantes son los aliados perfectos en esta época.

Una higiene que no agreda la piel es particularmente importante. Los geles sin jabón, hipoalergénicos y aptos para las pieles sensibles forman parte de ese set de cuidados para la piel. Aquí también interviene la alimentación, que debe ser rica en vitaminas y minerales, lo que aporta elementos esenciales a la nutrición de nuestra. También es el momento de revisar manchas o lunares, por si se observa algún cambio o daño sospechoso en la piel. En ese caso es el momento de acudir a un dermatólogo para que pueda realizar un diagnóstico adecuado.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

siete + dieciocho =