Diferencias entre valoración y tasación

Diferencias entre valoración y tasación
8 enero, 2016 REDPISO NEWS

Una de las preguntas que más nos están haciendo últimamente  es “qué diferencia una tasación de una valoración”

La tasación es un documento legal que certifica el valor del inmueble para una finalidad descrita, realizado con una metodología basada en una normativa legal. Mientras que la valoración es un informe que establece el valor orientativo de un inmueble mediante la aplicación de diversos métodos de valoración, pero que no tiene una validez legal, al no ajustarse a un procedimiento valorativo normado.

¿Puede realizar cualquier persona una tasación?

No, debe ser realizado por una Sociedad de Tasación homologada y supervisada por el Banco de España, su régimen administrativo, cuyo objetivo es potenciar la calidad y la transparencia de las valoraciones, se establece en el Real Decreto 775/1997, de 30 de mayo.

Por otro lado, la valoración inmobiliaria no es necesario que sea realizada por un tasador oficial. Una valoración,  ha de ser realizada por un profesional que conozca perfectamente los precios del mercado inmobiliarios de la zona y que cuente con los conocimientos necesarios para poder poner el precio real a un inmueble.

¿Qué información contiene la tasación y la valoración?

Estos documentos contienen todos los datos relacionados con un inmueble y con su situación. Estos datos se recogen en un informe de tasación cuyo contenido detalla todos los aspectos analizados y la justificación del valor final adoptado, dejando reflejada la información obtenida a lo largo del proceso de una forma transparente, para que sea de utilidad  a todas las personas que lean el informe.

¿Qué es el valor de mercado de un inmueble?

La legislación oficial española establece en la normativa ECO/805/2003

“El valor de mercado de un bien es el precio más probable al que podría venderse, mediante contrato privado entre un vendedor voluntario y un comprador independiente (sin vinculación con el vendedor) en una determinada fecha, bajo la hipótesis de que el bien se hubiera ofrecido públicamente en el mercado, que ninguno de las dos partes tiene un interés personal o profesional en la transacción ajeno a la propia compraventa, que las condiciones del mercado permitieran disponer del mismo de una manera ordenada y que se dispusiese de un plazo normal, habida cuenta de la naturaleza del inmueble, para negociar la venta”.

¿Sigues teniendo dudas? Llámanos gratis y te las resolvemos.