Día Internacional del Asperger: ¿cómo ayudar a mi hijo si lo sufre?

Día Internacional del Asperger: ¿cómo ayudar a mi hijo si lo sufre?
18 febrero, 2021 REDPISO

Hoy es el Día Internacional del Asperger. Este día se conmemora cada 18 de febrero en honor al cumpleaños de su descubridor, el psiquiatra austriaco Hans Asperger, quien definió a aquellos que lo padecían como personas con «una sorprendente sensibilidad hacia la personalidad de sus profesores» y matizó que «pueden ser enseñados, pero solamente por aquellos que les ofrecen una comprensión y un afecto verdaderos, gente que les trata con cariño y también con humor».

Este síndrome es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta a la interacción social, a la comunicación verbal y no verbal, y presenta resistencia para aceptar el cambio. Sigue habiendo poca información sobre su verdadero origen, pero según varios estudios, se cree que en su aparición contribuyen causas genéticas y ambientales.

Los niños que lo padecen suelen tener problemas para hacer amigos, necesitan un ambiente estructurado con rutinas muy marcadas y que sean animados, fortalecidos y motivados por sus familias para que desarrollen al máximo sus capacidades.  Por este motivo, suelen necesitar supervisión específica del profesorado y del personal no docente de los centros educativos donde se encuentren.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro hijo si lo padece?

Lo más importante es que lo podamos detectar cuando nuestro hijo aun es pequeño. Esto permitirá identificarlo y poder proporcionarle la atención temprana y educativa que necesite. El papel de la familia y el centro escolar es fundamental para lograr su integración en la vida familiar y el ámbito educativo. Para favorecer su estado de ánimo podemos construir una serie de rutinas bien fijadas y horarios preestablecidos, crear un buen ambiente familiar donde sientan el apoyo constante de su entorno e intentar no plantearles tareas demasiado complicadas y en caso de no poderlas llevar a cabo gestionar su tolerancia a la frustración o el fracaso.

Hay que tener en cuenta que es necesario que reciban un trato especial no sólo en casa, sino en cualquier ámbito en el que se desenvuelvan, siempre con el objetivo de ayudarles en cualquier cosa que puedan necesitar y motivarles a mejorar día a día.

 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

doce − 8 =